A lo largo de la historia, la mayor parte de la población mundial ha sufrido de manera permanente hambre crónica como resultado de perturbaciones y deficiencias en la producción de alimentos debido a guerras, plagas y adversidades climáticas. 

De acuerdo con la FAO (Food and Agriculture Organization) el hambre crónica o subnutrición se define como el estado de las personas cuya ingestión alimentaria regular no llega a cubrir sus necesidades energéticas mínimas. La necesidad mínima diaria de consumo de energía es de 1800 kcal y 2000 kcal por persona dependiendo de la edad, el tamaño corporal y determinadas condiciones fisiológicas. 6

La medición estadística del hambre en el mundo se empezó a partir de 1969. Aproximadamente el 23% de la población mundial padecía de subnutrición, cuando habitaban alrededor del 3 mil setecientas millones de personas. Hoy el mundo ha multiplicado su población cerca del doble. Si hubiésemos mantenido la proporción de personas padeciendo hambre, hoy serían cerca de mil seiscientas millones de personas en condición de subnutrición. Sin embargo, es importante subrayar que esta proporción se ha reducido de manera constante en los últimos 60 años a pesar del aumento de la población mundial. 

Se estima que para 1950 alrededor del 35% de la población mundial se encontraba en condiciones de subnutrición, pero a pesar de que la población se haya multiplicado por más del doble en la actualidad, no solo ha decrecido la proporción de personas con hambre crónica sino también el número absoluto de personas que la padecen. 

Número y porcentaje de personas con subnutrición en el mundo

1990-1992     1000 millones -19% 

1991-2001      919 millones  -15%

2004-2006      868 millones  -14%

2007-2009      867 millones  -13%

2010-2012      868 millones  -12%

Fuente: FAO 2012

La cifra de 868 millones de personas con hambre crónica ciertamente aún es alarmante, y de ninguna manera estoy afirmando que el mundo se encuentre en buenas condiciones, pero la evidencia demuestra que cada vez menos personas tienden a padecer subnutrición en el mundo y que esta tendencia bien puede mantenerse en el tiempo. 

La reducción considerable del hambre en el mundo se debe fundamentalmente al aumento de la productividad agrícola, la cual se ha multiplicado por más del doble desde 1961 y en los países en vía de desarrollo han logrado triplicarse. Esto significa que ha habido un aumento constante en la cantidad de comida disponible para cada miembro de la población. De acuerdo con las estadísticas de la FAO, el mundo produce hoy 44% más comida per cápita que en 1961 (FAOstats: 2011)7.  En cuanto al aumento bruto de producción de alimentos, el mundo ha incrementado en 226% su producción, de 35,76 a 116.9.    

Índice de Productividad agrícola per capita 1961-2005

Fuente: FAOstats Índice (2004-2006). 2011.

Básicamente, contamos ahora con mucha más comida por persona que nunca antes gracias a una mayor capacidad de producir alimentos a menor costo. Dado que los precios reflejan la escasez de un producto, los productos alimenticios se han vuelto menos escasos durante el siglo XX a pesar del hecho de que la población mundial se ha triplicado y ha incrementado continuamente su demanda de alimentos. 

La caída de los precios de los alimentos representa una genuina tendencia de largo plazo. El precio del trigo ha descendido desde 1800, donde actualmente es diez veces más barato que en los 500 años previos. Junto al trigo, el maíz y el arroz, que conforman los principales alimentos básicos del mundo, han disminuido su precio desde 1960 alrededor del 60%. La caída de los precios indica que a escala mundial, los suministros no solo crecen al ritmo de la demanda, sino que incluso lo hacen con mayor rapidez. (Lomborg: 2001: Pg 62). 

La caída de los precios se muestra con mayor contundencia en la era de la segunda posguerra y aplica más o menos a los principales y grandes alimentos en el mundo. La corta tendencia de inflación de los precios fue producto por la crisis del petróleo en los 70s que reveló su importancia para los fertilizantes. Los precios de los alimentos son mucho más baratos hoy, nuevamente a pesar de que somos muchísima más población y que consumimos más que anteriormente.  

Precios en el mercado mundial de productos agropecuarios 1960-2000 

Fuente: Banco Mundial. 2001. Índice 1990=100. 

La tabla a continuación demuestra el promedio de consumo de kcal per capita por las regiones en el mundo.  

Suministro dietético promedio de kcal per cápita por regiones.

Region

1964 - 1966

1974 - 1976

1984 - 1986

1997 - 1999

2010-2012

Mundo

2358

2435

2655

2803

2840

Países en vía de Desarrollo

2054

2152

2450

2681

2720

Oriente próximo y África del Norte

2290

2591

2953

3006

3180

África subsahariana

2058

2079

2057

2195

2380

Latinoamérica y el Caribe

2393

2546

2689

2824

2960

Asia del Este

1957

2105

2559

2921

3050

Asia del sur

2017

1986

2205

2403

2420

Países Industrializados

2947

3065

3206

3380

3370

Fuente: FAOstats Indicadores seguridad alimentaria.  2012

Ciertamente los promedios esconden disparidades dentro de las regiones geográficas del mundo y dentro de cada país. No obstante, las cifras revelan que en todas las regiones, en todos los países y territorios del planeta, ha aumentado el consumo de energía por persona en los últimos 50 años. En particular China representa un caso asombroso, siendo una quinta parte de la población mundial, pasó de una condición de hambruna promedio a principio de los años 60 con un consumo promedio de 1500 kcalorías per cápita, logró duplicarse a 3060 kcal para el año 2012. A pesar de que la población mundial se ha multiplicado por más del doble desde mediados del siglo pasado, hoy la especie humana está mejor alimentada que nunca antes. 

El aumento de la productividad agrícola, emparentada con la disminución de los precios de los alimentos, ha permitido la reducción constante del porcentaje de personas con hambre crónica al tiempo que se aumenta el consumo de energía per capita en el planeta. En la actualidad la productividad agrícola es la más alta registrada desde que la agricultura inició en la especie humana hace 10 mil años. Este extraordinario fenómeno ha sido posible debido a una serie de factores: En primer lugar se debe resaltar el conjunto de tecnologías desarrolladas desde mediados del siglo pasado que se denomina como la Revolución Verde. Esta revolución consistió principalmente en producir más alimento por cada hectárea cultivada de tierra, mayor irrigación y control de suministro de agua, desarrollo e implementación de fertilizantes y pesticidas, y al aumento de las capacidades de administración de los productores de alimentos. (Lomborg: 2001; 63)

En segundo lugar, y sumada a la revolución verde, se difundió -primeramente en los países desarrollados y luego extendido en algunos sectores de los países en vía de desarrollo- las tecnologías de la agricultura moderna, caracterizadas por la motorización, la mecanización en gran escala, la selección y la especialización. Por otra parte, se expandió la superficie cultivable de la tierra bajo cultivos permanentes, que ha pasado en ese mismo periodo de 1330 millones de hectáreas a 1 500 millones8. Por último, se desarrollaron investigaciones sobre las grandes variedades de los principales alimentos y se desarrollaron clases de éstos que eran resistentes a las enfermedades, beneficiando a los trabajadores agrícolas del denominado “tercer mundo” que no podían pagar y sostener los gastos de los pesticidas. 

Desde 1960, estas nuevas variedades han llevado a un incremento del 30% del rendimiento de los cultivos y son responsables del 20-50% de la productividad total agrícola del mundo. Pero no son solo las variedades de grano las que han aumentado su productividad, alimentos no agrícolas como los pollos o el cerdo producen más del doble de comida que hace 60 años y las vacas producen el doble de leche. (Lomborg: 2001; 64)

1 comentario

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Proyecto Continuum

Ensayos sobre el desarrollo de la especie humana.

Juan Pablo Hernandez

Sample Image Comunicador Social y sociólogo de la Universidad Javeriana de Bogotá. Ensayista, investigador, científico social. Escéptico e idealista de profesión. Ni optimista, ni pesismista.... posibilista.

REGÍSTRESE AL NEWSLETTERS

Permita que la información lo busque a usted inmediatamente.

NO ES SUFICIENTE. QUISIERA SEGUIR INFORMADO? SÍGAME EN...