Toolbar
PROYECTO CONTINUUM

2013

1 item

Las tecnologías que operan en la adaptación y transformación del mundo natural son múltiples y numerosas, pero quisiera citar dos en particular que considero importantes y novedosas para nuestro tiempo. En primer lugar tomo la aparición de las impresoras 3D, las cuales tienen la capacidad de construir, bajo cualquier modelo virtual en tres dimensiones, cualquier tipo de objeto. En impresoras 3D se pueden crear objetos de diseño, como relojes, zapatos, muebles, linternas, se pueden crear transistores, circuitos tarjetas de memoria, se han construido brazos y piernas hechos a la medida para personas que carecen de alguna extremidad, de igual manera se han podido crear tubos y tráqueas que reemplazan organos humanos, especialmente para neonatos con problemas respiratorios y han sido exitosos. Estas “impresoras” han creado hasta alimentos, pero el desarrollo que se ha dado en las impresoras 3D -que a mi consideración es digna de admiración- es la construcción de réplicas de arrecifes de coral a escala real, las cuales son introducidas en desiertos marítimos generando nuevos ecosistemas. No hay que esperar a que los arrecifes crezcan un milimtero cada año, se pueden fabricar nuevos y regular ecosistemas en peligro.

Por otra parte, a propósito del cambio climático, el mundo en general entiende que el sistema climátológico mundial es un fenómeno extremadamente complejo, muy difícil de predecir y controlar. Se ha establecido que las emisiones de dióxido de carbono son una causante del proceso de calentamiento del planeta y en consecuencia hemos actuado -no muy eficazmente- para reducir la emisión de éste compuesto. ¿Si el fenómeno climático es altamante complejo -es decir que intervienen un abrumador número de variables- por qué solo se ha pensado en combatir solamente uno de los factores? En lugar de emplear ingentes recursos de las naciones para disminuir los gases que calientan la tierra ¿Por qué no se piensa en enfriar el planeta? Existen propuestas para disminuir el calentamiento global que se encuentran en proceso de desarrollo. Por ejemplo existen proyectos que presenta una serie de buques y de complejos de válvulas suspendidas en el cielo para que produzcan una densificación gaseosa con dióxido de sulfuro en la estratósfera. En ultimas, pretenden hacer las nubes más blancas y crear unas nuevas con el fin de hacer rebotar una mayor cantidad de rayos solares y en consecuencia enfriar la tierra. Esto detendría el proceso de calentamiento global. Ahora, además de ello existen numerosos proyectos para disminuir el impacto ambiental de la humanidad, desde tecnologías de energía limpia: solares, eólicas, geotérmicas, de corrientes marítimas, fisión nuclear, y la creación de baterías que almacenen dicha energía renovable. Además están los carros eléctricos y diversas tecnologías en distintos campos de la actividad económica que están adaptándose a tecnologías cada vez más limpias.

Otro ejemplo de tecnología sistémica, considerada bajo mis preceptos es la presentada por Alan Savory presentada en una conferencia de TED en 20122. En ella, éste ecólogo demuestra que la actividad pecuaria en distintos ecosistemas, no son la fuente de la erosión de la tierra y la consecuente desertificación de ciertas áreas en el mundo como se ha creído hasta ahora. Por el contrario, el investigador descubrió un mecanismo de rotación de los animales y del uso de sus abonos para convertir literalmente desiertos absolutos en abundantes bosques y selvas, proponiendo con esto un método contundente para revertir el cambio climático.

Ahora quisiera hacer énfasis en diversas tecnologías sistémicas sociales. Quisiera citar en primer lugar a Elinor Ostrom (1933-2012), politóloga estadounidense fundadora y directora de importantes centros de estudios y talleres de investigación sobre teoría política, política pública y diversidad institucional. Fue la primera mujer en ser reconocida con el premio nobel de economía por sus estudios sobre recursos comunes3. El problema de los comunes refiere a la situación en la que un grupo de personas comparten un recurso común (pescado, prados, agua) y los habitantes tienen la posibilidad de extraer beneficios a través de la explotación de dicho bien. De acuerdo con las teorías anteriores, el problema de los comunes desembocaba inevitablemente en la insostenibilidad, pues los habitantes tienden a explotar los recursos sin asumir las externalidades negativas que su actividad produce, en consecuencia, eventualmente el recurso se agotaría y el sistema ambiental colapsaría.

En diferentes ocasiones esto ha sucedido así, sin embargo Ostrom estudió diversos casos exitosos. Tomó los ejemplos en California, Turquía, Japón y Suiza, incluyendo incluso diferentes periodos históricos, y observó las condiciones de posibilidad que permiten administrar efectivamente los recursos comunes en un territorio determinado. La mayoría de aproximaciones se inclinan hacia uno de los dos lados de la solución, en delegar el problema a la administración centralizada de un ente de gobierno que regule la explotación del recurso, o bien el otro extremo que implica dejarlo a la autorregulación por las leyes del mercado, estableciendo precios a la explotación del bien. Los estudios de Ostrom señalaron las implicaciones negativas que subyacen en cualquiera de las dos aproximaciones y descubrió que los mecanismos por acuerdo institucional entre la población resultan por mucho más efectivos que cualquier otro método.

En todos los casos estudiados, fueron las personas involucradas quienes resolvieron el dilema mediante acuerdos, contratos y asambleas que permitieron una igualdad de distribución y una producción sostenible a largo plazo que beneficiara a todos los participantes, es decir que pudieron alcanzar el ideal del desarrollo sostenible, donde se mantiene la explotación del recurso común dentro de los límites sustentables (permitiendo su renovación) y permitiendo que todos los agentes lograran un beneficio mayor que el que les hubiera representado la búsqueda de maximización de su ganancia individualmente.

A partir de allí Ostrom generó un robusto aparato metodológico para comprender cualquier dilema de recursos comunes, buscando intervenir comunidades para desarrollar acuerdos institucionales que permitan lograr el objetivo de crecimiento económico, mejorando las condiciones de calidad de vida de la población y manteniendo la explotación dentro de los límites de la sostenibilidad. Ésta es una tecnología sistémica social, pues representa un instrumento para intervenir el conjunto general de relaciones de una población para su mejor adaptación a los riesgos que genera el sistema de relaciones humano en relación con el entorno ambiental. De igual manera, esta tecnología sistémica social representa el grado de distanciamiento científico requerido para la observación del mundo social, en la cual se desprende de las posiciones canónicas de santificar el poder de autorregulación del mercado o las facultades de un ente administrativo de gobierno.

Otra tecnología sistémica social que encuentro es la presentada por Dan Palotta, activista, empresario y escritor norteamericano. Presentó en una conferencia su experiencia e investigación en cuanto al sector no rentable de la economía, i.g. las fundaciones, las empresas sin ánimo de lucro y el sector de caridad. La propuesta de Palotta, fue introducir la rentabilidad en el sector no rentable. Advierte con un buen interrogante a los espectadores ¿Por qué hemos de juzgar a una persona que hace dinero ayudando a otras personas mientras que nos parece aceptable que otras personas hagan dinero sin ayudar a nadie?

Su apuesta busca considerar al sector no rentable como inversión de alto riesgo para los empresarios. Cuenta su experiencia con una fundación de cáncer de seno en Estados Unidos. Su decisión fue aportar 400,000 dólares a la fundación con la única condición de que ni un solo dólar fuera a ser invertido para la causa, ni para investigación, ni para las personas enfermas de cáncer. Lo que hizo entonces fue contratar a un personal altamente calificado para que pensara en estrategias de recaudación de fondos. Se logró en menos de cinco años recaudar más de 13 millones de dólares, los cuales fueron invertidos en la causa de la fundación.

Al considerar el sector no rentable como una inversión de alto riesgo, permite que grandes capitales inyecten altas sumas de dinero para una mayor recaudación de fondos. Esto abre la posibilidad de que las personas altamanete calificadas trabajen en proyectos sociales, pues actualmente los profesionales idóneos trabajan en el sector rentable. Eventualmente, luego de cierto umbral de recaudación de fondos, el empresario cobra su inversión y renta del patrocinio habiendo dejado una mayor suma a la fundación. Si dado el caso que no pueda recuperar su inversión, la fundación no tiene obligación o compromiso alguno para devolver el dinero invertido. Bajo el concepto de tecnología sistémica, esta aproximación a la economía no rentable de las sociedades, cabe perfectamente como una tecnología social, pues si bien modifica y transforma las relaciones económicas del sector para mejorar las condiciones de vida de muchas personas, es aplicable en diferentes sociedades. No es un método aplicable tan solo a una política económica particular, sino  adaptable a diferentes políticas estatales.

Por último, para exponer las tecnologías sistémicas en el campo del yo-interior tomo dos tecnologías concretas. En primer lugar, remito al concepto de “outrospection” enunciado por el filósofo checo Roman Kzarnic. La investigación se centra en un nuevo método para el conocimiento de nosotros mismos y para ampliar el poder de significar y conducir nuestras propias vidas. Parte del fracaso del método terapéutico psicoanalítico del siglo XX en el cual se instiga al individuo a conocer quién es mediante la introspección, es decir, a través de buscar dentro de cada uno las formas que lo estructuran y le permiten superar ciertos condicionamientos. No obstante, sugiere el autor, que este nuevo siglo debería fijarse en ampliar las capacidades del individuo de conocerse por “outrospección” en la que se apela a la búsqueda de la identidad y de fijar el significado y orientación de la vida a partir de la interacción con la diferencia, a partir de la práctica de reconocerse a sí mismo y a los otros en diversos contextos. De allí, que la propiedad última de la outrospección sea la expansión de la capacidad empática de los individuos.

El autor sugiere el concepto de empatía no solo como la expansión del mundo moral de los individuos, sino como una capacidad con el potencial de hacer a las personas más creativas, mejorar sus relaciones personales, y establecer vínculos con otras personas que elevan el valor de significado de la vida. Pero más allá de eso, sostiene que la empatía tiene un poder revolucionario en las relaciones humanas. Al generarse la empatía emocional y cognitiva a través del entendimiento de la visión del mundo de otra persona, sus miedos, creencias y experiencias que dan forma a la manera en que interpretan su realidad y a sí mismos, se puede generar una seria transformación de las relaciones humanas a nivel individual y colectivo. Propone entonces diversos proyectos comunicativos para generar empatía a traves de la outrospección, como mecanismos en que individuos regulares salgan a conocer las realidades de otras personas, otros contextos y aprendan de la diferencia. Redes de comunicación entre grupos en conflicto o museos de empatía en las cuales uno tenga que trabajar forzadamente haciendo zapatos por dos dólares al día o en la cual haya una biblioteca de seres humanos con las cuales uno pueda sostener conversaciones para conocer su cotidianidad son algunas de las propuestas.

A mi modo de ver, esto es una aproximación hacia una tecnología sistémica del yo interior, en la que se enriquece la experiencia del individuo, se da un proceso de autoconocimiento al enfrentarse a la diferencia, que tiene potencial de resignificar positivamente la perspectiva del mundo al generar empatía y simultáneamente hacer a las personas más creativas y reflexivas. Al establecer este tipo de prácticas bajo un método empírico y riguroso, la capacidad de transformación del sistema de relaciones humanas puede cambiar positivamente, favoreciendo bucles de retroalimentación de los sujetos con el mundo.

La segunda tecnología del yo interior es una práctica milenaria, pero he considerado fundamental rescatarla como uno de los mecanismos más poderosos para el desarrollo del individuo. La meditación, alejada de cualquier inscripción religiosa, trata fundamentalmente de elevar el grado de conciencia de sí en los individuos. La meditación consiste en poder observar la actividad mental como fenómeno distante, en elevar el poder de concentración sobre el tiempo presente que brinda inmensas capacidades de autorregulación y autogobierno sobre los pensamientos y emociones. La meditación se encuentra asociada a numerosos beneficios para enfermedades y desordenes mentales como el estrés, la angustia, la depresión, la ansiedad, además se han comprobado las bondades en procesos de recuperación y de mejoramiento de las condiciones de salud corporal de los individuos. Más allá, la meditación guarda estrecha relación con el grado de autosatisfacción de los individuos consigo mismos, en el grado de confianza y felicidad de las personas. La meditación resulta como una de las más potentes tecnologías sistémicas del yo interior, la cual tiene la singular propiedad de ser positiva en absoluto, pues no cuenta con ningún efecto que pueda ser considerado perjudicial en ningún aspecto.

De acuerdo con la investigación, es justamente el conocimiento -en tanto bucle de retroalimentación- el que nos puede proveer las herramientas para mejorar multidimensionalmente todos los aspectos del desarrollo humano, material, social e individual. Ésta es mi contribución a una teoría holística del desarrollo de la especie humana, una en la cual se procure proveer las mejores herramientas de conocimiento distanciado de acuerdo a las condiciones particulares de cada sociedad que le permita una mayor y mejor adaptación, modificación y transformación del conjunto de relaciones con el entorno natural, el medio social y el individuo mismo, teniendo una base común de comprensión científica de la realidad.

La investigación finalmente apela al lector y espectador, desde la posición y medio en el que se encuentre, a continuar empujando los límites de la humanidad en todas las dimensiones posibles, hasta llegar a estadios más elevados de lo que puede comprender nuestra imaginación. Es necesario pensar que somos quienes tenemos la responsabilidad de hacer nuestra vida mejor, de empujar nuestro tiempo presente para encontrar horizontes de posibilidades que empaten con nuestras más alocadas utopías. Bien contamos con el potencial de desarrollar la capacidad de hacer autoingeniría de nuestros cuerpos, de nuestras sociedades y de nosotros mismos. Tenemos la eternidad por delante para lograrlo. Y si podemos imaginarlo ¿Por qué no hacerlo posible?

Proyecto Continuum

Ensayos sobre el desarrollo de la especie humana.

Juan Pablo Hernandez

Sample Image Comunicador Social y sociólogo de la Universidad Javeriana de Bogotá. Ensayista, investigador, científico social. Escéptico e idealista de profesión. Ni optimista, ni pesismista.... posibilista.

REGÍSTRESE AL NEWSLETTERS

Permita que la información lo busque a usted inmediatamente.

NO ES SUFICIENTE. QUISIERA SEGUIR INFORMADO? SÍGAME EN...